Ángela

Quiero enseñar a los hombres el sentido de su ser: que es el superhombre, el rayo que surge de la oscura nube que es el hombre.

Nietzsche

Una vez escribí que la plenitud es el momento en el que dar y recibir son una misma cosa. Entonces escribía sobre una escultura que se llama precisamente así: Plenitud.

¿Pero cuál es la idea de lo angélico si no es la de la plenitud misma? Esta escultura, Ángela, surgió a partir de aquella otra, completándola, dotándola de unas alas que allí tan solo podíamos imaginar.

Algunas personas ven me lo han dicho que su actitud es claramente la de dar. Otras, sin embargo, consideran que, inequívocamente, recibe o espera recibir. Para mí, Ángela ofrece y recibe al mismo tiempo. No es que haga las dos cosas indistintamente, sino que, en ella, ambas acciones son una y la misma.

¿Representa lo angélico algo más allá de lo humano? Sí, tanto como pueda serlo la idea de lo sobrehumano: ese relámpago que surge de la nube oscura, y le da sentido. Pero el relámpago, esa luz cegadora que nos ilumina, no puede ser sino un instante: el instante mismo que nos transporta más allá del cielo gris que representa el tiempo, que nos hace humanos, y nos consume.

Ángela no es tan solo una mujer alada como suele representarse en la iconografía de cualquier tiempo y cultura; desde la imagen clásica de Némesis, la démone alada unida a los ritos dionisíacos de iniciación, o la imagen judaica del ángel vengador o protector, en esta escultura, cuerpo y alas se funden en una sola unidad. Sus verdaderas alas son, en realidad, sus manos extendidas hacia nosotros.

Esta escultura en su tamaño original de apenas 30 cm nació para ser utilizada como símbolo y premio del festival de cine francés Cinefrancia, que se celebró anualmente en Zaragoza entre 2001 y 2006 Los mejores directores y guionistas del país vecino (Tavernier, Varda, Carriêre, Deville, Guedeguian, etc.) y algunos actores emblemáticos, la recibieron como premio. Recuerdo con especial cariño cuando Patrice Leconte al recibirlo dijo: “he recibido muchos premios en diferentes festivales a lo largo de mi carrera, pero nunca había sido premiado con una escultura tan bonita como esta”. Lamentablemente, algunos intereses mezquinos hicieron todo lo posible para acabar con el festival hasta que finalmente terminaron por suspenderlo.